editor@latinonewspaper.net | 18-Apr-2021 03:06:16 am

¿SE CUBRE O SE ENCUBRE?

ESTILO DE VIDA

Escrito el 13 Ago 2009
Comment: Off
La Biblia dice claramente el alma que pecare morirá, o lo que es lo mismo la paga del pecado es muerte. Ez.18:20; Rom.6:23

Así lo ha establecido Dios, que la muerte física y eterna fuera el castigo justo por el pecado. Este es el gobierno establecido por Dios.

Vaya a la Biblia ahí lo encontrará; después venga y proteste contra este decreto Divino. Porque si usted cree que esto es injusto, lo que me dice es que el mismo pecado le ha cegado a la verdadera naturaleza del pecado, no ha entendido.

Que fácil es hacer conjeturas y hablar sin tan siquiera haber leído la Biblia. Eso ha hecho el enemigo cegar el entendimiento. Hasta llegamos a decir no me hable del enemigo, hábleme del amor de Dios. ¿Ha leído Juan 3:16?

Y déjeme decirle que si no le hablo del enemigo y sus artimañas nunca comprenderá cual es el amor de Dios; porque también le diré que el hecho de que Dios demande un castigo tan drástico, debería enseñarle no que Dios es brutal, si no por el contrario que el pecado es atroz.

Ahora que ya te he dicho que el castigo vino porque el hombre cayó y fue separado de Dios por haber pecado; te puedo hablar del amor de Dios porque ese es su gran atributo, el amor.

Y en ese incomparable amor por el hombre pecador; también ha decretado que la pena por el pecado pueda ser pagada por un sustituto, y lo vemos desde el sistema de sacrificios en el Antiguo Testamento; todo está basado en este principio. Porque la vida de la carne en la sangre está, y yo os la he dado para hacer expiación sobre el altar por vuestras almas; y la misma sangre hará expiación por la persona. Lev.17:11. Ese es el amor de Dios.

En el Antiguo Testamento se proveyó la ofrenda de ciertos animales seleccionados; cuya sangre era derramada de forma sustituta por los pecados de aquellos que se arrepentían y confiaban en la revelación de Dios.

Todos los animales sin mancha que fueron sacrificados en el Antiguo Testamento, señalaban a aquel gran sacrificio que Jesús hizo en la cruz del Calvario para limpiar nuestro pecado. Juan el bautista le presentó diciendo: He aquí el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo. Jn.1:29.

El castigo que Dios impuso sobre el pecado a su vez es justo y compasivo. Dios a través de Su Hijo pagó ese castigo para todos los que le aceptan y se arrepienten. Dios ha satisfecho toda exigencia de justicia santa. En Su Hijo quien revestido de forma humana, derramó su sangre por el pecado. Dios demostró que es a su vez justo y quiere acercarnos a El. Ef.2:13

Comprenda ahora una cosa, la sangre de Jesús le cubre el pecado cuando se arrepiente, pero no se lo encubre, no piense que con repetir alguna frase como me cubro con la sangre de Cristo, tiene una llave para limpiarse y luego seguir haciendo lo mismo, solo se encubre, y Cristo no vino para solaparnos, vino a limpiarnos totalmente si nos arrepentimos 1 Jn.1:7.

Cubrirse con la sangre de Cristo es más que una frase, veamos Ap.7:14-15 Yo le dije: Señor tú lo sabes. Y el me dijo: estos son los que han salido de la gran tribulación, y han lavado sus ropas, y las han emblanquecido en la sangre del Cordero. Por esto están delante del trono de Dios, y le sirven de día y de noche en el templo; y el que esta sentado sobre el trono extenderá su tabernáculo sobre ellos. ¿Está usted ahí? Y recuerde haga de Jesucristo y de la Palabra de Dios su estilo de vida.

Por: Flor Moyaho

Avatar
Acerca del Autor
Newsletter Powered By : XYZScripts.com