SEÑALES DE ALARMA

Síntomas que no puedes pasar por alto

Probablemente no son nada importante, pero también pueden ser la señal de que algo no está funcionando como debiera. Cuando el cuerpo presenta “señales de alarma”, siempre conviene acudir al médico para ver “de que se lamenta” el organismo.

El cuerpo avisa

¡Cuanto antes se descubres un problema, mayores son las posibilidades médicas de remediarlo con éxito!

Muchas enfermedades y desórdenes corporales "avisan de su presencia" a través de una serie de señales físicas, más o menos intensas o duraderas, que no conviene desatender ni pasar por alto, aunque pocas veces signifiquen problemas importantes.

Si compruebas que padeces algunos de estos síntomas acude a la consulta médica y recuerda que son grandes aliados de la salud, porque permiten la detección precoz de una posible dolencia.

A veces la jaqueca “es la voz” del corazón….

Cuando con frecuencia se padece dolor de cabeza, muy leve al principio y que después va en aumento, o se perciben zumbidos en los oídos, puede tratarse de dos de las pocas manifestaciones de la hipertensión arterial (HTA), denominada el “asesino silencioso”, debido a su escasez de síntomas.

La excesiva presión del flujo sanguíneo sobre las paredes arteriales, no suele producir señales físicas, salvo en el cerebro, pero con el paso del tiempo lesiona órganos como el corazón, los riñones o los ojos y puede ocasionar un derrame cerebral o un infarto cardíaco.

Otro síntoma de esta dolencia, que suele pasar inadvertida, consiste en “ver lucecitas” delante de los ojos.

Ante una posible HTA conviene acudir al médico y controlarse las cifras de la tensión sanguínea, averiguar si se tiene otro factor de riesgo

cardiovascular como el colesterol alto o la diabetes.

¿Problemas de circulación? ¡Actúa a tiempo!

Si sientes a menudo un dolor en las piernas que te obliga a detenerte cada cierto tiempo, ¡puede que no sea un achaque de la edad!: pide a tu médico que te haga una revisión integral.

Probablemente te halle en la segunda etapa de la enfermedad arterial periférica, y aún estés a tiempo de atajar la también denominada "enfermedad de los escaparates", antes de que progrese.

Si respiras con dificultad, averigua la razón.

La falta de aliento no es un síntoma que se pueda pasar por alto sino una señal que hace aconsejable acudir al cardiólogo, según un estudio realizado en el Centro Médico Cedars-Sinaí, de Los Ángeles, en EU.

Ello se debe a que la falta frecuente del aliento puede revelar tanto acerca de la salud del corazón como el síntoma más común para diagnosticar las dolencias cardíacas: la angina de pecho.

Incluso los pacientes que no presentan otros síntomas cardíacos pueden tener cuatro veces más posibilidades de morir de problemas del corazón si a menudo les falla el resuello.

No obstante, es desaconsejable alarmarse u obsesionarse, o poner el cuerpo bajo vigilancia constante, porque estas “señales de alarma” no implican automáticamente que exista una enfermedad severa, y la mayoría de las veces obedecen a otros trastornos pasajeros o de escasa trascendencia.

Para tomar las medidas oportunas y adecuadas, conviene aprender a reconocer los "lamentos del cuerpo", así como atender sus características, intensidad, persistencia y evolución.

Los profesionales de la salud explican qué pueden significar algunos síntomas frecuentes, relacionados con la circulación de la sangre y su composición, y qué se debe hacer ante ellos.



Acerca del Autor