editor@latinonewspaper.net | 24-Nov-2020 04:03:28 am

SIGUEME, SIGUEME

Estilo de vida

Jesús les dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí. Juan 14:6.

Probablemente usted ha pensado o reflexionado en estos días acerca de la muerte de Jesús, y por supuesto de su resurrección, y tal vez hasta se ha preguntado ¿Por qué tuvo que ser así?

Hoy en día hay quien aun investiga ¿quien lo traicionó, quien lo mató, quien fue realmente el culpable de todo esto? pero si usted sabe que él es el Hijo de Dios, se ha regocijado en saber que resucitó; no permaneció muerto.

Diga Gloria a Dios por lo que hizo, y ahora decida si quiere permanecer en el mismo estado o resucitar en Cristo, él le ofrece nueva vida. Jesús no selecciona nacionalidad, sexo edad o posición social, el te llama tal como tú estas. El quiere que todos vengan a él.

Veamos el caso de un hombre que aun su trabajo le hacia tener mala reputación en la sociedad, la historia dice que hasta su familia adquiría mala fama por el trabajo de este hombre, y ese era Leví un cobrador de impuestos.

La Biblia dice que Jesús salió al mar y la gente le seguía y el les enseñaba; y al pasar vio a Leví sentado al banco de los tributos públicos y le dijo: Sígueme. Y levantándose le siguió, dejó oficio, dinero su antigua vida etc. Mr. 2:13-14.

El banco de los tributos eran oficinas de gobierno donde trabajaban los publícanos y sus autoridades romanas, asi que este hombre se movía en un ambiente de una vida social, y económica de muchas amistades.

Sin embargo el percibió el mejor ambiente; el de Jesús, y se dejó guiar por el que tiene la mejor compañía de trabajo, la que te lleva al cielo. Seguramente a lo lejos había escuchado el mensaje y ardió su corazon.

En los tiempos de Jesús había una tremenda pobreza y abandonarlo todo no era fácil, menos cuando estabas acostumbrado a vivir cómodamente.

La Biblia nos enseña como Jesús le hablaba a todo tipo de personas, hoy vimos este caso, pero podemos ver el del joven rico, el del pescador etc. Sin embargo no todos le siguieron.

Hoy el esta llamando al caso tuyo, ¿Cuál es? ¿Dónde trabajas? No importa, el te dice “Sígueme” lo único que El te está pidiendo ahora es tu corazón, que vengas a él y le digas aquí estoy Señor, quiero seguirte, enséñame tus caminos.

El Señor Jesús te dice en este día sígueme, y lo que te pide que dejes son las cosas que no le agradan, si hoy sientes en tu corazón que estás haciendo algo que no está bien ante los ojos de Dios, el Señor te dice déjalo y sígueme.

Yo se que no es fácil, pues a veces pasa uno viviendo de una forma tal, que se acostumbra, y parece que no nos gustan los cambios, nos acomodamos en un lugar y no queremos salir de ahí, otros no lo hacen por el que dirán.

Yo no voy a calificar su pecado, ni lo voy a juzgar, hasta el mismo Jesús dijo: Yo no he venido a juzgar sino a Salvar. Jn.12:47. Pero si le digo recapacite y piense por un momento en el Señor, ¿Cuantas veces lo llamado?

Tal vez por medio de personas que le hablan de El, o la vez que le han dado un tratado que habla de Jesús y usted lo ha tirado, o quizás hasta al leer esta columna. Y usted no lo ha seguido.

Ha llegado el tiempo que deje todo y lo siga, el Señor viene con las instrucciones para su vida hoy. Una última pregunta, ¿Qué tanto reconoce cuando el Señor le está hablando?

Le invito también que siga las instrucciones del Señor a través de la Biblia, usted entrará en una relación más intima con Dios al leer Su Palabra, es fácil, pida iluminación al Espíritu Santo, o si es posible comience leyendo el evangelio de San Juan.

Y recuerde haga de Jesucristo y de la Palabra de Dios, su estilo de vida. ¿Necesita ayuda? Tel. (864) 243-8285.

Avatar
Acerca del Autor
Newsletter Powered By : XYZScripts.com