editor@latinonewspaper.net | 04-Mar-2021 04:32:14 am

Todos merecen ser contados

Escrito el 04 Mar 2020
Comment: Off
Cada diez años, el gobierno de EEUU realiza un conteo a nivel nacional para identificar las características de su población. De dicha información dependen muchos programas y recursos para la comunidad. Aquellos grupos demográficos que no son contados durante el conteo corren el riesgo de perder servicios y representación que los considere y beneficie hasta el siguiente conteo diez años mas tarde.

Algunos de los programas cuyos fondos dependen de la información recabada durante el Censo incluyen Medicaid, Medicare parte B, Estampillas de comida (también conocido como SNAP), becas de educación especial, Sección 8 de vivienda y muchos más.

Es por ello que los sindicatos están planeando eventos y acciones para aumentar la participación de todos los trabajadores en el conteo nacional.

“Los sindicatos tenemos una muy buena estructura de comunicación con miles de miembros, probablemente la mejor”, señaló Christian Castro, Director de comunicaciones de la Federación del Trabajo del Condado de Los Ángeles.

“Hablamos a diario y constantemente con nuestros miembros. En cada reunión incluimos el tema del Censo, y aclaramos inquietudes y conceptos erróneos que puedan tener sobre el Censo”, indicó.

Castro mencionó el efecto que causó la original propuesta de la Administración Trump de incluir una pregunta sobre la ciudadanía de las personas. Luego de años de batallas legales, la pregunta fue eliminada por la Corte Suprema y no es parte del cuestionario.

Hagase contar



“Hay quienes creen que el Censo es solo para blancos. Muchos miembros no se sienten identificados.

Pero si yo veo a mi mamá en un video, si veo a otros hispanos, trabajadores o inmigrantes como yo, entonces voy a sentirme identificado y voy a prestar más atención al mensaje”, explicó.

Castro contó que una vez que los trabajadores superan el miedo y la incertidumbre por la falta de información se dan cuenta de la importancia de ser contados. “Una vez superado el miedo, los trabajadores se abren, hacen preguntas y deciden participar”.

Los temores son muchos y van desde el miedo a perder su vivienda, hasta el de perder su trabajo, su hogar o ser deportados.

“Por ejemplo, en la comunidad hispana muchas veces dos o más familias comparten la misma vivienda y temen que si responden al cuestionario, el propietario del lugar en el que viven pueda desalojarlos. Lo mismo ocurre entre aquellos trabajadores que viven en casas traseras o que no tienen documentos migratorios y que temen que su información sea compartida con ICE”, señaló.

La Oficina del Censo no comparte la información con agencias de inmigración o de ningún otro tipo. Los datos recolectados son totalmente confidenciales.

“Los resultados afectan tanto a sindicatos, como a trabajadores, ancianos, veteranos y jubilados. Un conteo erróneo puede resultar en menos fondos adjudicados a programas, servicios y organizaciones”.

“Este es un conteo de la población, no de los ciudadanos”, resaltó Castro. “Todos merecemos ser contados, todos merecemos ser parte de la conversación. Debemos participar en el conteo por nosotros mismos, por nuestros hijos, por nuestra familia, por nuestra comunidad”, concluyó.

Wilfredo Leon
Acerca del Autor
Newsletter Powered By : XYZScripts.com