editor@latinonewspaper.net | 01-Dec-2021 11:58:17 am

UNASUR TERMINÓ CON PACTOS TIBIOS

BARILOCHE, Argentina - Sin avanzar en una definición sobre el pacto entre Colombia y Estados Unidos por el uso de bases militares, los presidentes de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) acordaron el viernes que sus cancilleres y ministros de Defensa se reúnan en septiembre para diseñar un acuerdo de cooperación que permitiría al Consejo Suramericano de Defensa inspeccionar las bases militares de cada país miembro de la unión.

La Cumbre extraordinaria concluyó en la patagónica ciudad argentina de Bariloche sin que se resolvieran las profundas divergencias entre los países de la región.

El presidente colombiano Alvaro Uribe pareció aceptar la idea de la inspección, aunque los mandatarios comenzaron a abandonar la sala cuando aún se afinaba la declaración final, así que no hubo ceremonia para suscribir el documento.

Los jefes de Estado instruyeron a sus cancilleres y ministros de Defensa "a celebrar una reunión extraordinaria, durante la primera quincena de septiembre, para que... diseñen medidas de fomento de la confianza y de la seguridad de manera complementaria a los instrumentos existentes en el marco de la OEA".

Las medidas deben incluir "mecanismos concretos de implementación y garantías para todos los países aplicables a los acuerdos existentes con países de la región y

extrarregionales; así como al tráfico ilícito de armas, al narcotráfico y al terrorismo de conformidad con la legislación de cada país".

Uribe logró así impedir que la Unasur rechazara de cuajo el acuerdo con Washignton, como proponían los presidentes de Uruguay y Bolivia, y consiguió arrancarle a la unión una condena a medias de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Durante una de sus alocuciones, en la que enfatizó que el acuerdo con Estados Unidos está destinado a poner freno al narcoterrorismo y subrayó que no implica la cesión de soberanía por parte de su país ni un avance de las tropas estadounidenses sobre el territorio de otras naciones, Uribe había manifestado su inquietud porque América Latina aún no hubiera reconocido "como terroristas, no algunos hechos, sino la actividad general del grupo".

Tras largas horas de debate, en las que abundaron las acusaciones cruzadas, los mandatarios de América del Sur suscribieron un documento final en el que reafirmaron "que la presencia de fuerzas militares extranjeras no puede... amenazar la soberanía e integridad de cualquier nación sudamericana y en consecuencia la paz y seguridad de la región", pero dejaron pendiente su posición sobre el acuerdo entre Bogotá y Washington que ha puesto bajo tensión a la región.

Acerca del Autor

Leave a Reply

*

Newsletter Powered By : XYZScripts.com