Vida laboral o vida personal

Escrito el 28 Sep 2016
Comment: Off
Se dice que se trabaja para vivir, pero, en estos últimos años, parece que el principio de vida se ha invertido y, ahora, se vive para trabajar. El dejarse absorber por las presiones laborales es una situación por la que todo individuo, sea empleador o empleado, puede caer con facilidad. El problema radica en que, al hacerlo, se deja de lado el tiempo necesario para el esparcimiento y la recuperación personal, los cuales son aspectos claves para impedir que un trabajador se “queme” o sea presa del estrés laboral.

Para ello, es importante considerar los siguientes aspectos para saber equilibrar entre la vida personal y la vida laboral, evitando que una se imponga sobre la otra y que se caiga en la fatiga y estrés laboral en niveles que atenten con la productividad y eficiencia de una persona en sus quehaceres.

1. Enfóquese en el contexto

Es muy común caer en el dilema de cargar con los problemas personales en el trabajo o con el estrés laboral en el hogar. Para ello, recuerde que su casa es su espacio de relajación y que su familia no son sus compañeros de trabajo. Sepa enfocar su atención y adaptarla al entorno en que esté. Su tiempo en casa no debe incluir funciones laborales.

2. Programe sus actividades laborales

Para evitar llevarse el trabajo a casa, lo ideal es saber agendar sus funciones, de tal forma que todo quede cronometrado y permita tener una disciplina para cumplirlo. Esto permitirá que llegue a casa despejado y sin necesidad de perder su espacio de relajación.

3. Fije un tiempo límite

Actualmente, el celular se ha convertido en el arma de localización laboral más usada. Sin embargo, siempre es bueno saber apagarlo a una hora determinada o, en todo caso, colocarlo en vibrador o simplemente ignorar cualquier notificación. Esto ayuda a desconectarse totalmente de las funciones diarias y darse un tiempo para despejar la mente de toda obligación.

4. Tome vacaciones

Sea en familia o individuales, siempre programe un tiempo para aprovechar al máximo sus vacaciones. Conozca lugares, diviértase lo más que pueda y evite el contacto de cualquier situación laboral durante sus vacaciones. Su espacio personal no debe ser invadido por su espacio laboral.

5. Proyéctese resultados, no tiempos

El gran problema de la vida laboral es que se trabaja en base a tiempos y no a resultados, provocando un estrés contínuo si no se cumple el plazo trazado y obligando a reducir el espacio personal en beneficio del laboral. Siempre coloque resultados y exíjase cumplirlos, a pesar de que los contratiempos siempre estarán presentes.
El Nuevo Dia

Wilfredo Leon
Acerca del Autor